El té como medicina

te 4Aquella bebida por excelencia, de innumerables beneficios y variedad de sabores, lleva el nombre de Té. No es producto del hombre, es un regalo de la naturaleza que nace de la tierra en forma de planta (Camelia Sinensis). El uso de esta planta fue descubierto hace mucho años por una de las sociedades de más longevas del Asia, y desde ese entonces se ha determinado una estrecha influencia del té en la salud de las personas además de tener deliciosos sabores y aromas. La única bebida con la que compite es el agua, y más allá de competir se puede decir que se complementan, convirtiéndose en la gran medicina y motor de vida de las personas.

te 1El té se divide en tres clasificaciones, té verde, oolong y té negro, que varían según su concentración de catequinas y de polifenoles (antioxidantes), es decir por el grado de oxidación al que someta la hoja cosechada. La principal propiedad del té es su acción antioxidante en el organismo humano, las catequizas y polifenoles funcionan como antídotos a especies reactivas contenidas en el oxígeno, evitando la generación o progresión de células cancerígenas. El consumo de té mejora el estado físico porque activa la movilización de grasa en el tejido adiposo, estimulando la termogénesis, es decir, la capacidad de generar calor en el organismo mediante reacciones metabólicas.

Además de las propiedades del té, esta hoja es combinable con otras plantas, frutas o especies que tienen sus propios beneficios, resultando diferentes infusiones que además de variar en su sabor, color y aroma, aportan distintos beneficios. El té es una planta medicinal natural mucho más poderosa que cualquier cápsula o medicamento compuesta por químicos que afectan al organismo y dejan secuelas, el té no tiene efectos secundarios ni restricción de consumo y su efecto es inmediato.

Cada infusión de té cumple con una función diferente, atacan distintos malestares pero convergen en el resultado: ¡Bienestar!

Según tu necesidad debes consumir:

te 3

  • Para tener energía en la mañana: moringa, té negro o te verde
  • Para conciliar el sueño en las noches: manzanilla, cidrón o toronjil
  • Para combatir el malestar de la gripe: canela, albahaca, cidrón
  • Para facilitar la digestión: toronjil, yerbabuena, albahaca, cidrón
  • Para calmar o eliminar las nauseas: manzanilla, toronjil, yerbabuena
  • Para calmar el estrés y los nervios: toronjil, albahaca, cidrón
  • Antioxidantes: Moringa, té negro, té verde
  • Para calmar o eliminar el dolor menstrual: toronjil, canela

Está comprobado que las personas que consumen té a lo largo de su vida de manera rutinaria padecen de menos enfermedades y dolencias, mantiene un buen peso, se someten a menos situaciones de estrés y sobre todo tienen una vida más larga. El té es una hoja versátil, puede ser usada en velas, ungüentos o en su versión más común, como bebida, que a su vez se puede consumir caliente o frío dependiendo del clima o el gusto de quién lo consume. Aunque se consigue en los mercados y otros comercios bajo distintas marcas, es una bebida que se puede hacer en casa consiguiendo el mismo resultado.

Consume té y…¡No aumentes el riesgo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *