medicina natural: 10 plantas y flores para cuidar la piel

Cada vez hay más personas interesadas en tener una buena salud y no tener que estar tomando medicamentos cada día para cada una de las dolencias que tengan. Para estas personas, lo mejor es la medicina natural, es decir, la que se encuentra en una gran cantidad de productos que consumimos con la dieta y con complementos y medicamentos fabricados con elementos naturales. La medicina natural ofrece todo lo necesario para tener una buena salud en todos los aspectos. Hay una gran cantidad de alimentos que si son consumidos en determinadas cantidades, permitirán prevenir muchas de las enfermedades actuales, como pueden ser la diabetes, el cáncer, malestares estomacales, hipertensión, entre otras. Por otro lado, también dispone de ciertos medicamentos basados en componentes naturales para tratar dolencias y malestares.

beneficios_plantas

Las plantas y hierbas son uno de los remedios más usados para una gran cantidad de enfermedades y dolencias tanto físicas como emocionales. Las hierbas medicinales son reconocidas sobre todo por los diferentes beneficios que brindan al bienestar de la piel.       Algunas de las comunes son:

Tomillo, thymus vulgaris: tiene efecto antiséptico y fungicida, es decir, ayuda a destruir gérmenes que infectan el organismo. Ataca infecciones por hongos en la piel como la tiña, las aftas y el pie de atleta, así como la prevención y cura de llagas, heridas o irritaciones en las encías.

Lavanda, lavandula officinalis: tiene propiedades calmantes, antiinflamatorias y antisépticas. Como aceite esencial o infusión, calma erupciones, rojeces, eccemas (manchas rojas en la piel que causan picazón), quemaduras solares, entre otras. Como aceite puro reduce las picaduras de insectos.

Caléndula, calendula officinalis:  hierba calmante que estimula la cicatrización de la piel. Como infusión calma llagas y úlceras y en crema o aceite cura eccemas e irritaciones.

Menta, mentha piperita: planta digestiva, analgésica y antiséptica. Como loción en aceite es altamente efectiva para dolores musculares. Alivia el brote de herpes y sarna y es repelente de mosquitos.

Manzanilla, matricaria recutita: planta calmante y antiinflamatoria. en infusión fría alivia inflamaciones, quemaduras y urticarias en la piel y tomada como infusión caliente tiene propiedades calmantes de dolor estomacal o estrés, así como alivio de alergias.infusiones

Diente de leon, taraxamun: tomada como infusion mejora problemas de acné, eccemas, psoriasis y otras condiciones de la piel.

Sábila, aloe vera: es refrescante y cicatrizante. Calma quemaduras, hidrata la piel seca, cicatriza heridas, y calma cualquier picor cutáneo.

Equinácea, echinacea purpurea: antibiótico natural que previene infecciones. Al diluir su tintura es útil como loción en heridas y picaduras de insectos. Tomada como infusión ayuda a subir las defensas.

Camomila, chamaemelum nobile: alivia molestias de picaduras de insectos, quemaduras o eccemas. Como aceite se utiliza para lavar heridas y calmar la piel.

Las infusiones de hierbas son la mejor manera de conservar las propiedades de la planta. Además están las tinturas, que son extractos concentrados de plantas conservados en alcohol, por lo que son más duraderos y fuertes que las infusiones pero deben ser consumidas en menor cantidad. La mezcla de aceite vegetal con las plantas también permite conservar las propiedades activas de la planta con alta concentración y son aplicadas en zonas topicas del cuerpo.consejos-de-plantas-medicinales

Son muchas las hierbas que ayudan en distintos aspectos de la salud. las plantas mencionadas tienen beneficios específicos para las dolencias y molestias generadas en la piel, sin embargo existen otras plantas, semillas, infusiones, hierbas que ayudan en mejorar el control de peso, la falta de sueño, problemas estomacales, entre otros. La medicina natural resulta muy conveniente porque como su nombre lo dice, son recursos naturales que no contienen químicos y pueden ser consumidos o aplicados sin prescripción médica o dosis limitada porque no afecta el organismo ni producen efectos secundarios a diferencia de la medicina convencional. El cuidado del cuerpo es importante y requiere de atención constante. La medicina natural se encuentra en las actividades cotidianas de cualquier persona, por ejemplo los alimentos que aportan beneficios a la salud pueden ser fácilmente incluidos en la dieta diaria, así como la aplicación de aceites y el consumo de infusiones, además resultan agradables porque tienen buen sabor y olor. El uso de la medicina natural como prevención o cura de enfermedades o malestares disminuye la necesidad de recurrir al médico, proceso que supone inversión de tiempo y dinero.

Aprovecha los recursos que te brinda la naturaleza para tu bienestar y…No aumentes el riesgo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *