El intermediario de seguros – Definición, importancia y tipos

El intermediario de seguros conocido generalmente como “agentes”, o “productores”, es “quien hace o sirve de enlace o mediador entre dos o más personas (naturales o jurídicas); y más específicamente entre productores y consumidores”; es decir, entre la empresa aseguradora y el propuesto tomador-asegurado-beneficiario de una póliza determinada de seguros.
En éste sentido, proveen (o deberían proveer) servicios (antes, durante y después de la contratación de la póliza)  tanto a la empresa aseguradora como a los (propuestos y eventualmente) tomadores-asegurados-beneficiarios.

En la República Bolivariana de Venezuela,  la ley de la actividad aseguradora vigente establece, textualmente, en el Capítulo X, Intermediación de la actividad aseguradora, Sujetos autorizados para realizar la intermediación y asesoría, artículo 114, lo siguiente:
“Sólo podrán realizar gestiones de intermediación en operaciones de la actividad aseguradora, las personas autorizadas por la Superintendencia de la Actividad Aseguradora.
Se entiende por intermediarios de la actividad aseguradora las personas que contribuyen con su mediación para la celebración y asesoría de los contratos. Sus actividades se regirán por la presente Ley, su Reglamento y normas prudenciales.
Las sucursales de sociedades de corretaje de reaseguros del exterior, podrán realizar las operaciones de intermediación en los términos establecidos en la presente Ley, su Reglamento y las normas prudenciales.”
La importancia del intermediario de seguros para la empresa Aseguradora consiste en la promoción, difusión oportuna y pertinente de los diferentes productos y servicios que ofrece al público en general. Para el (propuesto y eventualmente) tomador-asegurado-beneficiario de una póliza determinada de seguros es la persona a quién dirigirse que atiende ágil y oportunamente (o debería hacerlo) una eventual reclamación ante la empresa aseguradora; así como, la comunicación profesional que existe o debería existir entre ellos. 
Con respecto a esto último, me parece importante destacar que  la contratación directa; es decir, la contratación entre la persona (natural ó jurídica) (propuesta y eventualmente) tomador-asegurado-beneficiario de una póliza determinada de seguros y la empresa aseguradora no supone un menor (ni mayor) costo de la prima anual de la(s) póliza(s) a contratar.

En cuanto a los tipos de intermediarios, la ley de la actividad aseguradora vigente establece, textualmente, en el Capítulo X, Intermediación de la actividad aseguradora, artículo 115, lo siguiente:
“La Superintendencia de la Actividad Aseguradora sólo podrá autorizar para actuar como intermediario y asesores a:

1. Los agentes (productores) que actúen directa y exclusivamente con una empresa de seguros, de medicina prepagada o sociedad de corretaje de seguros.
2. Los corredores que actúen directamente con una o varias empresas de seguros o de medicina prepagada.
3. Las sociedades de corretaje de seguros.
4. Las sociedades de corretaje de reaseguros.”

Para poder tener acceso a tus intereses, debemos conocer nuestros deberes, y no aumentes el riesgo.

Un seguro para tu hogar: cómo, cuánto y por qué

Hay pocas sensaciones más desesperantes que la de abrir un día la puerta de tu piso y comprobar que te han robado; quizás sólo lo iguala ver cómo una inundación o un incendio ha destrozado tu casa. Si has vivido un episodio así, seguro que lo recuerdas, pero si no te ha sucedido nunca nada parecido puede que estés a tiempo de protegerte contra ese tipo de problemas.

El objetivo es que no contrates ni un infraseguro ni un sobreseguro, sino lo que verdaderamente te hace falta en tu circunstancia. El primer supuesto se da cuando el valor real de los bienes asegurados es superior al que declaras en la póliza y en el segundo, lo que realmente valen esos bienes se barema por debajo de lo que la compañía se ha comprometido a asegurar. En ambas situaciones tendrías un problema, créenos.

Algunas definiciones

Antes de empezar a hablarte de coberturas, precios y primas, aquí tienes un pequeño glosario que te ayudará a familiarizarte con el mundo de los seguros de hogar. Hemos ordenado por orden alfabético algunos términos que deberás tener claros:

1) Agente de seguros: es el enlace entre la compañía y el tomador, y su principal misión es asesorar al cliente (real o potencial), aunque hay que ser consciente de que es empleado de la empresa aseguradora.
2) Condiciones generales y particulares: mientras las primeras son comunes a todas las pólizas e impuestas por la aseguradora, las particulares recogen los detalles de cada contrato: la compañía, el riesgo, la cantidad asegurada, la prima, el vencimiento,…
3) Corredor de seguros: aunque también es un intermediario con la compañía, no está vinculado con ella, como sí ocurre con los agentes. Al trabajar con varias empresas, se les supone imparcialidad a la hora de asesorar al tomador.
4) Franquicia: es un importe pactado que siempre pagará el asegurado cuando se produzca un siniestro. La principal ventaja de la franquicia es que abarata la póliza; por otro lado, el asegurado siempre debe pagar una parte del siniestro.

5) Póliza: es el documento que contempla el contrato del seguro.
6) Prima: ésa es la cantidad que abonarás periódicamente al contratar la póliza a la compañía aseguradora para la cobertura del riesgo. Básicamente, es el precio del con-trato.
7) Riesgo: así se llama a la posibilidad de que, efectivamente, se produzca el daño asegurado y debe figurar en la póliza.
8) Tomador: ése serás tú; la persona que contrata un servicio con la entidad aseguradora y paga la prima.

Ahora que ya tienes en mente unas cuantas definiciones, debes saber que NO es obligatorio tener un seguro de hogar: cuando compras una casa no tienes que contratar uno de estos servicios, pero no quiere decir que no sea recomendable hacerlo.

¿Por qué? Porque un seguro no sólo va a cubrirnos cuando nosotros tengamos un problema “de puertas adentro”: también se hará cargo si perjudicamos a nuestros vecinos, como puede pasar ante una inundación o una explosión de gas.

Si nuestra comunidad tiene contratado un seguro, tendrá que iniciar una reclamación de daños; si tampoco el vecindario está cubierto, empieza un proceso más complicado y hay que buscar abogados.

Cualquier caso siempre hay que tener claro dónde se ha ocasionado la avería, algo para lo que envían a sus expertos para que emitan el correspondiente informe pericial del siniestro. Ese documento es imprescindible para que, llegado un juicio, el causante no tenga más remedio que hacerse cargo de la reparación y de los costes jurídicos.

¿Qué necesito?

La fórmula más habitual en los hogares españoles es la de adquirir un seguro multirriesgo que cubra la responsabilidad civil: este tipo de coberturas protegen los daños más comunes, tanto para el inmueble como para lo que contiene. Hablamos de robos, incendios, tormentas, escapes de agua, rotura de cristales…

Este paquete básico, que luego podemos completar con las condiciones que necesitemos, tiene un coste medio anual de entre 500 y 750 dolares , según un estudio de Agosto de 2016 de la web KeListo.

En todo caso es importante revisar las condiciones para saber qué cubre el seguro y qué no cubre: normalmente, cuanta mayor cobertura queramos, más gastaremos en este concepto.

Si finalmente decides contratar un seguro, no te olvides de añadirlo a la lista de categorías que te ofrece la aseguradora.

Dentro y fuera

Siempre te recomendamos examinar cada palabra de todo contrato antes de firmarlo, y también te convendrá hacerlo en el caso de estos seguros.

Habrá dos términos que encontrarás con toda seguridad en los términos y condiciones: contenido y continente.

¿A qué llamamos “contenido” cuando hablamos de asegurar un piso?

Se refiere a los muebles, los electrodomésticos y todo lo que se pueda considerar que no está relacionado con la constitución física de la casa: libros, estanterías, lámparas, cortinas, ropa, sábanas.

Por otro lado, hay que definir qué es el “continente”. Comprende los materiales que se han usado para la construcción de vuestra casa: paredes, ventanas, puertas, instalaciones fijas de agua y calefacción y todos los aparatos para que esos sistemas funcionen (calderas, calentadores, radiadores, enchufes, grifos…). Hablamos del equipamiento básico de la vivienda y del resultado de reformas estructurales.

Al momento de hacer un inventario de contenido/continente, y hay algunos puntos que debes recordar cuando llegue el momento de declarar tus bienes:

¿Sabes si tienes lo que en las aseguradoras se consideran objetos de valor?

Sí, puede que esa foto con tu primo en Nueva York tenga una gran importancia para ti, pero lo que necesitan que declares en tu póliza son los objetos que cuesten más de 2.000 euros y cualquier cosa que tengas en tu casa y que supere el 20% del valor total de su contenido. Si ninguna de tus posesiones cumple esos requisitos, no tienes que declarar nada como objeto de valor.

¿Qué pasa con tu mascota? ¿Y si tu gato/perro/canario/camaleón causa algún accidente? 

Normalmente las aseguradoras contemplan algunas cláusulas básicas en esta cuestión.

La responsabilidad civil de los animales de compañía que podríamos definir como “tradicionales” suele cubrirse en un paquete básico.

En caso de accidente o incendio tienen que intervenir profesionales o tienes que alojarte fuera de tu casa mientras la reparan, suelen pagarse aparte de lo acordado por continente y contenido.

Comprueba hasta qué punto te los cubrirán; lo habitual es que el límite esté en un 50% de la suma total de capitales contratados.

Busca y encuentra

Si ya estás decidido a contratar una póliza, experimenta con los comparadores de seguros.

Hay decenas de herramientas que te proponen tu “seguro ideal” teniendo en cuenta las características de tu casa y de todo lo que contiene.

Si acabas acudiendo a un profesional del sector, no temas hacerle todas las preguntas que necesites.

Si tienes algún seguro ya contratado con una compañía determinada, no descartes informarte sobre la posibilidad de combinar o añadir una póliza para tu casa, ya que probablemente te hagan alguna oferta o descuento para que lo contrates también con ellos.

Y no aumente el Riesgo. 

 

Cómo prevenir incendios en casa

Claves para evitar incendios en el hogar

Instalar un detector de humo con alarma en cada piso de la casa.
Si se compra uno importado, las siglas UL (por Underwriter’s Laboratories) indican que
el aparato ha sido sometido a tests exigentes de calidad.
Probarlo al menos dos veces al año.
Probar la batería del detector una vez al mes, nunca quitarla para usarla en otro lado, y reemplazarla una vez al año.
Renovar el detector cada 10 años.

Tener un extinguidor, saber cómo usarlo, y haberlo practicado.

Si se usan calefactores eléctricos, operarlos a no menos de un metro de material combustible; no usar cables alargadores excepto si es absolutamente necesario (en esos casos, mantenerlos desenrollados y no cubrirlos con alfombras ni otros elementos); no usarlos para secar ropa o calzado.

No sobrecargar los enchufes eléctricos.

No colocar ni guardar toallas, repasadores o utensilios de plástico en los estantes que quedan arriba del horno.

No usar mangas largas cuando se cocina, o arremangarse. Pueden prenderse fuego, o voltear recipientes y provocar quemaduras.

Mantener encendedores y fósforos fuera del alcance de los niños. No estimular su curiosidad con estos elementos.

Al vaciar los ceniceros, chequear que su contenido esté perfectamente apagado.

Cuando sea posible, utilizar tapicería con materiales resistentes al fuego. Controlar siempre la tapicería después de que se hayan sentado fumadores. No colocar ceniceros en los apoyabrazos.

No fumar en la cama. Es una causa importante de muerte por incendios en el domicilio. Alejar las estufas hasta al menos 1 metro de la cama. No secar vestimentas o calzado sobre ellas.

Al comprar vestimentas, priorizar la elaborada con materiales de difícil combustión. Esto es especialmente útil para la ropa de cama de mayores de 65 años, quienes tienen una incidencia altísima de lesiones o muerte por combustión de pijamas, robes y camisones.

Por las mismas razones que lo anterior, preferir vestimenta que no deba sacarse por la cabeza. La rapidez al quitarse la vestimenta en llamas reduce la seriedad de las lesiones.

Tomar precauciones especiales al almacenar líquidos inflamables como gasolina, acetona, benceno, thinner, alcohol, aguarrás, cemento de contacto y querosén. El más peligroso de estos es la gasolina. Estos líquidos forman vapores invisibles explosivos que pueden encenderse por una chispa a considerable distancia del recipiente. Deben almacenarse fuera de la casa, lejos de fuentes de combustión, lejos de los niños, en envases bien identificados, bien cerrados, y que no sean de vidrio.

Enseñar estas medidas a todas las personas que viven en la casa.

Estar siempre atento e informado evitara muchos disgustos y no Aumentes el Riesgo.

 

Cómo actuar en caso de incendio en el hogar

Aunque pocas veces nos lo planteemos, es fundamental saber qué debe hacerse si se prende fuego en nuestra casa. Está claro que no es un hecho cotidiano, pero cabe la posibilidad de que ocurra, por lo que será importante estar preparados. Lo primero que deberemos hacer será mantener la calma para así tener claro los pasos a seguir. En este artículo de unComo, te explicamos cómo actuar en caso de incendio en el hogar.

Pasos a seguir:
1. En primer lugar, todos los miembros de la familia o habitantes de la casa deberán tratar de mantener la calma y evitar que el pánico se apodere de la situación. En caso de que haya niños/as, no se deberá dejarles solos en ningún momento.
2. Asimismo, se deberá avisar a los bomberos tan pronto como se detecte el fuego, el 112 es el número de emergencias con el que podrá ponerse en contacto para avisar de un incendio en su hogar.

3. A la hora de evacuar la vivienda, es importante hacerlo lo más rápido posible y sin perder tiempo. Aunque cueste, no deberá pararse a rescatar pertenencias porque el fuego se propaga muy rápidamente.
4. Al salir de casa, se deberá cerrar la puerta pero no echar la llave, ya que quizá se tenga que volver a entrar.
5. Si se trata de un piso, nunca deberá usarse el ascensor en caso de incendio, baje por las escaleras. Si las salidas no están bloqueadas, deberás bajar hasta el piso más bajo y en caso de encontrarnos con una gran humareda, deberemos volver atrás y buscar otra salida alternativa.
6. Se deberá avanzar siempre pegado a las paredes y lo más bajo posible, ya que el humo y los gases tóxicos tienden a subir con el calor. Asimismo, deberemos taparnos la boca con ropa para tratar de inhalar la menor cantidad de humos posible.

7. Durante la evacuación de la vivienda, será necesario cerrar las puertas por las que se atraviesa para retrasar el avance del fuego.
8. En caso de no poder salir de casa, deberá confinarse en una habitación, taponando con trapos mojados las ranuras de las puertas y demás lugares por los que pueda entrar el humo. Abre las ventanas y trata de respirar aire fresco.
9. Si se prende fuego en nuestra ropa, no deberemos correr sino arrojarnos al suelo cubriendo la cara con las manos y rodando sobre el cuerpo para que se apague.

 

Recuerda y no aumentes el riesgo.

 

Fuente: www.educacion.uncomo.com

Octubre: Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama

El Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama, que se celebra en todo el mundo cada mes de octubre, contribuye a aumentar la atención y el apoyo prestados a la sensibilización, la detección precoz, el tratamiento y los cuidados paliativos.

Cada año se producen 1,38 millones de nuevos casos y 458 000 muertes por cáncer de mama (IARC Globocan, 2008). El cáncer de mama es, de lejos, el más frecuente en las mujeres, tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. En los países de ingresos bajos y medios, su incidencia ha aumentado constantemente en los últimos años debido al aumento de la esperanza de vida y de la urbanización, así como a la adopción de modos de vida occidentales.

Los conocimientos actuales sobre las causas del cáncer de mama son insuficientes, por lo que la detección precoz sigue siendo la piedra angular de la lucha contra esta enfermedad. Cuando se detecta precozmente, se establece un diagnóstico adecuado y se dispone de tratamiento, las posibilidades de curación son elevadas. En cambio, cuando se detecta tardíamente es raro que se pueda ofrecer un tratamiento curativo. En tales casos son necesarios cuidados paliativos para mitigar el sufrimiento del paciente y sus familiares. 

La mayoría de las muertes (269 000) se producen en los países de ingresos bajos y medios, donde la mayoría de las mujeres con cáncer de mama se diagnostican en estadios avanzados debido a la falta de sensibilización sobre la detección precoz y los obstáculos al acceso a los servicios de salud. El caso de María (véase más adelante) ilustra esta situación dramática que afecta a miles de mujeres en entornos con escasos recursos, pero que se puede cambiar si se implantan programas de salud pública adecuados.

La OMS fomenta los programas integrales de lucha contra el cáncer de mama como parte de los planes de lucha contra el cáncer. Las estrategias recomendadas de detección precoz para los países de ingresos bajos y medios son el conocimiento de los signos y síntomas iniciales y la demostración de cómo se realiza la autoexploración de la mama. Los programas de detección mamográfica son muy caros y solo resultan viables en países con una buena infraestructura sanitaria que se puedan costear programas a largo plazo.

Fuente: http://www.who.int

Y no aumentes el riesgo Tócate 

Importancia de los animales para el ser humano

Todos los animales son importantes. Sin embargo, algunos resaltan para los seres humanos, ya que son capaces de mejorar su vida en algunos aspectos. Otros, destacan porque pueden causar daños.

Los caballos, por ejemplo, se utilizan ampliamente como transporte. También ayudan a los agricultores en los servicios más pesados, y para tirar de carruajes y arados. En el caso de bueyes y vacas, además de alimentos, como carne y leche, pueden proporcionar cuero.

Otros animales de granja también se utilizan para la alimentación. Algunos de ellos son los cerdos, las cabras y los pollos. Este último puede producir huevos, un ingrediente básico que forma parte del menú diario de muchas personas.

Para la fabricación de prendas de vestir y textiles, en general, se puede utilizar lana, generalmente obtenida de la oveja. Además, hay seda fabricada a partir de una especie de mariposa llamada gusano de seda (Bombyx mori).

Las abejas son insectos sociales muy importantes para nosotros. Producen miel y propóleos, ampliamente utilizados para combatir y tratar la gripe, los resfriados y dolores de garganta. Además, al visitar diversas flores, las abejas transportan en sus cuerpos el grano de polen ayudando en la reproducción de diversas plantas. Este fenómeno se denomina polinización.

La polinización se lleva a cabo por muchos otros animales. Uno de ellos es el murciélago. Él es capaz de polinizar un gran número de plantas. Además, como la mayoría de ellos se alimenta de frutos, ellos esparcen las semillas por varios ambientes, haciendo que las nuevas plantas nazcan.

Algunos murciélagos, al igual que algunos anfibios y lagartos, se alimentan de muchos invertebrados, incluyendo los mosquitos que pueden causar enfermedades. Por lo tanto, podemos entender que estos seres vivos, víctimas de prejuicios, son también muy importantes.

Además, hay animales que, a pesar de que son necesarios para equilibrar la naturaleza pueden causar problemas. Son aquellos que son capaces de transmitir enfermedades tales como cucarachas, ratas y mosquitos. Se convierten en un problema cuando hay exceso de población (superpoblación), es decir, cuando hay muchos de ellos. Para estos animales no afecten al ser humano es necesario que algunos cuidados sean tomados. Uno de ellos es no dejar basura acumulada en la casa o en aguas estancadas en el patio debido a que es una fuente de alimento y abrigo para muchos de ellos.

Fuente original: Escuelapedia.com