¿Qué es un fondo de inversión y cómo funciona?

En este post queremos explicar el concepto de fondo de inversión, así como dar algunas pinceladas sobre su funcionamiento. Para comprender qué es un fondo de inversión y cómo funciona, tenemos que conocer los conceptos que están estrechamente relacionados como inversores, participaciones, sociedad gestora o depositario, entre otros.

¿Qué es un fondo de inversión?

Los fondos de inversión o también llamados Instituciones de Inversión Colectiva (IIC), son vehículos de inversión que aglutinan las aportaciones de diversos ahorradores, que son gestionadas por profesionales e invertidas de forma conjunta en los activos que el equipo gestor considera adecuados para obtener la máxima rentabilidad posible.
Por tanto un fondo de inversión está formado por un patrimonio, que no tiene personalidad jurídica, y que está dividido en participaciones.
El fondo puede invertir en un universo amplio de activos: bonos, acciones, derivados, divisas, así como en productos no financieros como bienes inmuebles o materias primas. Además pueden invertir en cualquier zona geográfica. Eso sí, deben respetar la filosofía de inversiónmarcada.
Todos los fondos nacen con una determinada filosofía de inversión, en la que se especifica la distribución de activos en la cartera. El perfil de riesgo determinará la exposición del fondo a renta variable (más arriesgado) o a renta fija (más conservador). También se debe determinar si va a invertir en una determinada región, como puede ser España, o en más países. Incluso puede invertir a nivel global.

Elementos de un fondo de inversión

Para comprender qué es un fondo de inversión y cómo funciona, hemos de conocer qué son los siguientes conceptos:

Participes de un fondo de inversión

Al igual que existen accionistas de una empresa, existen partícipes de un fondo de inversión, que son quienes, mediante las aportaciones que realizan al patrimonio conjunto del fondo, obtienen una determinada participación en el mismo. Siguiendo con el símil, los partícipes son propietarios del fondo en la misma medida en la que los accionistas lo son de una empresa, y en la proporción de las aportaciones que hayan realizado. Pueden entrar en el fondo en el momento de su constitución o a posteriori, y pueden salirse del mismo (obteniendo el reembolso de la inversión) en cualquier momento.
Los partícipes deben conocer bien su perfil de riesgo para así tomar las mejores decisiones de inversión. Podrás conocer tu perfil de riesgo mediante la herramienta Fondutest.

Sociedad gestora de un fondo de inversión

La sociedad gestora es la encargada de gestionar y administrar el fondo. Hay que aclarar que no es la propietaria del fondo, los propietarios son siempre los partícipes. La sociedad gestora es quien decide dónde se invierte el patrimonio del fondo, es decir, determina la política de inversión del fondo.

Cada fondo de inversión está gestionado por una única gestora, pero una gestora puede gestionar más de un fondo de inversión a la vez. Estas sociedades cobran de forma directa una comisión al fondo de inversión por la gestión y administración del mismo.
Las sociedades gestoras tienen la obligación de remitir la información relativa a sus fondos a la CNMV de manera periódica, y son las encargadas de llevar el registro de las participaciones de los fondos de inversión.

Depositario de un fondo de inversión 

La función del depositario es la de custodiar y vigilar los activos que componen el fondo. Este puede ser un banco, caja de ahorros, sociedad de valores o cooperativa de crédito que esté inscrita en la CNMV. El depositario cobra una comisión al fondo de inversión en concepto de depósito.
Si el fondo de inversión cambia de depositario, los partícipes tienen derecho a recibir la totalidad de su inversión sin aplicarse, en caso de que la hubiera, comisión de reembolso.

Funcionamiento de un fondo de inversión

El funcionamiento de un fondo de inversión es muy sencillo. El partícipe pone su dinero en el fondo y adquiere participaciones. La sociedad gestora integra ese dinero en el fondo y lo invierte dónde considera conveniente (acciones, bonos, divisas…).
El patrimonio del fondo de inversión es el dinero que lo forma, esté invertido o no en activos financieros. Por otro lado, la cartera de un fondo de inversión, es el conjunto de títulos que este posee.
Cuando el inversor adquiere participaciones mediante las aportaciones que realiza,  está comprando una parte del fondo, es decir, está formando una pequeña cartera igual a la del fondo.
Un fondo de inversión en funcionamiento puede aumentar o disminuir su tamaño por dos motivos. En primer lugar, por la entrada o salida de inversores, y en segundo lugar por las variaciones en el valor de mercado de los activos que lo forman. El primer motivo no afectará nunca a la inversión, simplemente variará el precio de las participaciones en función de las suscripciones o reembolsos. Lo que sí afecta a la inversión y a los resultados que obtendrá el inversor es la variación del valor de los activos.

De esta forma hemos visto como evoluciona el patrimonio de un fondo de inversión cuando se producen cambios en la valoración de los activos que lo forman y cuando se suscriben y reembolsan participaciones.

Y recuerda, y no aumentes el Riesgo.

Fuente: www.rankia.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *