¿Cómo puedo ahorrar con mis seguros?

Suscribir un seguro no está reñido con una contención de los gastos en tu economía doméstica. Sino más bien todo lo contrario, ya que aparte de que te servirá para preservar tus bienes materiales o la propia salud, pueden constituirse en una importante fuente de ahorro si optimizas su formalización con decisión. Hasta el punto que estarás en condiciones incluso de conseguir alguno de ellos de forma gratuito a través de las ofertas promocionales que vienen desarrollando con cierta frecuencia las compañías de seguro, cuya estrategia comercial se basa en que contratas varias pólizas y una de ellas está exenta de gastos. Es decir, no te costará ni un solo dolar desde el principio. Aunque para que sea rentable la operación deberás sentir la necesidad de suscribir el paquete asegurador en su conjunto. En ningún caso bajo la presión de formalizar pólizas innecesarias para tu vida diaria.

El ahorro en los seguros no solamente procede de una mejor optimización en su contratación, sino en una serie de actuaciones personales que tendrán como principal objetivo que tu gasto todos los años sea menor que en otros ejercicios.

No será una tarea muy difícil de cumplimentar, pero con un poco de disciplina y perseverancia comprobarás como poco a poco el saldo de tu cuenta corriente está más saneado.

¿Cómo pagar menos por tu seguro?

Esta actuación no es algo irreal sino que depende de tu decisión para llevarlo a cabo. Dispones de varias estrategias para conseguirlo y algunas de ellas tan eficaces como las que te exponemos a continuación:

Suscribir una póliza a tu medida: no tienes por qué pagar por coberturas innecesarias o que no vas a utilizar. La solución para alcanzar un seguro más competitivo reside en que seas tú mismo quien lo diseñe en función de tus necesidades reales.

Selecciona la forma de pago: puede que te sientas en la tentación de fraccionar el abono anual para planificar mejor tu presupuesto familiar. Pero quizás desconozcas que esta opción puede implicar un recargo sobre la operación de hasta el 5%. No en vano, a medida que mayor es el fraccionamiento más amplio será el porcentaje que deberás afrontar todos los años.

Agrupar todas las pólizas: si tienes la necesidad de contratar varios seguros no te lo pienses más. Te conviene realizar esta operación con la misma compañía para obtener mejores condiciones en la contratación: descuentos, bonificaciones en la prima y en definitiva un trato preferencial en las relaciones.

Buscar asesoramiento: quizás el camino más corto para abaratar tu seguro pasa por demandar un servicio profesional. No en vano, acceden a los productos de todas las aseguradoras así estarás en condiciones de negociar las mejores opciones del mercado en función de lo que realmente estés buscando.

Claves para abaratar el contrato

De todas formas, siempre tendrás a mano unos pequeños trucos que te ayudarán a que tu presupuesto no se dispare al firmar la póliza. Desde unos planteamientos muy fáciles de aplicar como son los siguientes:

  • Libérate de duplicidades. Quizás no lo sepas pero puede que estés pagando dos veces por la misma cobertura. Este escenario puedes evitarlo anulando este servicio o incluso el propio seguro.
  • Revisa los seguros: Será la mejor manera que tengas para constatar qué servicios tienes contratado, porque hasta en tus tarjetas de débito o crédito están incorporadas pólizas de accidentes, asistencia legal o protección de pagos.
  • Repasar las coberturas de la póliza: Tu objetivo consistirá en analizar con detalle las garantías suscritas. Puede que algunas ya no las necesites y sirva para aligerar el coste total del producto. Y otras necesiten de una actualización para que sean más rentables.
  • Potencia tus puntos fuertes: Nada mejor para abaratar el seguro que aprovechar todas las medidas de seguridad que tengas cubiertas, como por ejemplo en el hogar. De esta forma, los riesgos serán menores y por tanto se reflejará en el abono de la cuota.

Con esta pequeña ayuda podrás tomar en cuenta ciertos aspectos que te ayudaran a tomar la mejor decisión y no aumentes el Riesgo.

Fuente: www.rankia.com

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *