Países a los que es obligatorio viajar con seguro.

Hay países que exigen la contratación de un seguro de viaje obligatorio con coberturas de asistencia médica y repatriación para poder entrar en su territorio.

A la hora de viajar, la contratación de un seguro de viaje nos garantiza una serie de coberturas que, en función del tipo de póliza, pueden ser la asistencia médica y hospitalización por enfermedad y accidente, la repatriación o el reembolso por anulación o pérdida de equipaje, entre otras.

Quizá haya quien piense que el seguro no sea un trámite obligatorio cuando organizamos un viaje. Sin embargo, no es así. Hay países que exigen la contratación de un seguro de viaje con coberturas de asistencia médica y repatriación para poder entrar en su territorio. Además, cada estado o grupo de ellos imponen una serie de condiciones a estas pólizas.

Seguro para viajar a Ecuador

A partir de mayo de 2018,  quienes vayan a viajar a Ecuador tendrán que cumplir con la Ley Orgánica de Movilidad Humana por el tiempo en que se mantengan en territorio ecuatoriano. De acuerdo con los artículos 57 y 58, todo extranjero que ingrese a Ecuador por puertos, aeropuertos o fronteras deberá presentar en migración un certificado, factura o comprobante de contar con un seguro de viaje internacional válido en Ecuador y durante toda la estancia en el país. Según recomendaciones del Ministerio de Exteriores de viaje a Ecuador, “conviene que dicho seguro sea lo más amplio posible, con cobertura extensiva de gastos médicos y que incluya la repatriación a España”.

Seguro de viaje para Cuba

Para entrar en Cuba es obligatorio disponer de una seguro de viaje a Cuba con una amplia cobertura de gastos médicos, de repatriación y de asistencia 24 horas. Y es que las principales incidencias en viaje en la isla están relacionadas con asistencias médicas por enfermedad o accidente y robos de equipaje. Por otro lado, la atención sanitaria a turistas es independiente de la que reciben los ciudadanos cubanos y se ofrece en centros del sistema Servimed. En ellos, el pago suele hacerse en efectivo y el coste puede llegar a ser elevado, especialmente en el caso de urgencias y hospitalización.

La compañía de seguros entregará al viajero una carta que acredita que éste contará con asistencia médica en Cuba.

Seguro para viajar a Rusia y Bielorrusia.

En primer lugar, es obligatorio que el viajero disponga de un visado válido que abarque el periodo de estancia previsto y en el que se indique el número de entradas que va efectuar en el país. Para ello, se debe acreditar la contratación de un seguro de viaje con una cobertura médica que pueda hacer frente a cualquier contingencia, incluida la repatriación. La aseguradora proporcionará al viajero una carta para que las autoridades confirmen que este tendrá garantizada dicha cobertura en el destino.

En concreto, en Rusia la calidad de la atención sanitaria varía según la región y, llegado el caso, puede ser necesario recibir asistencia en un centro privado.

Desde febrero de 2017, los españoles que deseen viajar a Bielorrusia durante un máximo de cinco días no necesitarán un visado siempre y cuando cumplan una serie de requisitos, entre los que se encuentran el seguro de viaje. Esta póliza debe tener un límite de garantías mínimo de 10.000 € y tener validez en el territorio bielorruso, ya que muchos seguros no incluyen este país.

Seguro para viajar a Argelia

A la hora de solicitar un visado para entrar en Argelia, el consulado o Embajada requiere, entre otros documentos, un seguro de viaje que debe cubrir un mínimo de días de estancia según el objetivo del viaje, aunque éste sea por una estancia inferior. La copia a presentar deberá contener el nombre completo del solicitante y especificar que tiene cobertura para Argelia y/o Riberas del Mediterráneo y que la póliza es válida durante todo el viaje, además de estar sellada y firmada de la compañía aseguradora. Recuerda que los trámites para lo obtención de visados pueden extenderse varios meses, por lo que es recomendable reunir con antelación todos los documentos a aportar para su obtención.

Seguro de viaje para Irán

Sólo si el motivo de tu viaje a Irán es el turismo, tienes la opción de obtener el visado en la frontera, siendo éste de una sola entrada y de 90 días de validez. No obstante, además de que el tiempo de espera para tramitarlo oscila entre 2 y 6 horas, se pueden producir algunos rechazos de entrada en la frontera a ciudadanos españoles por parte de las autoridades iraníes. Por este motivo, es recomendable solicitar el visado en la Embajada de Irán con una antelación mínima de un mes. Si el objeto del viaje es diferente al turístico (académico, deportivo, negocios…) los visados requieren de autorizaciones administrativas previas de diversos organismos iraníes, por lo que el tiempo de tramitación es más lento.

Para tramitar la visa para viajar a Irán es necesario aportar un seguro de viaje en cuyo certificado se exprese claramente el nombre del titular y la validez de la póliza, que ha de coincidir con el período de vigencia del visado. Tal y como recomiendan desde el Ministerio de Exteriores, te recomendamos adquirir un seguro de viaje con amplia cobertura de gastos médicos.

Seguro para viajar por el Espacio Schengen

Lo conforman Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Holanda, Hungría, Islandia, Italia, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Malta, Noruega, Polonia, Portugal, República Checa, República Eslovaca, Suecia y Suiza. Obtener un seguro Schengen nos permite obtener la visa para viajar por estos 26 países por un máximo de 3 meses en un periodo de 6 meses sin tener que realizar gestiones adicionales para cada uno de ellos. Por otro lado, para visitar uno de los cinco países de la Unión Europea que no pertenecen al espacio Schengen (Bulgaria, Rumanía, Chipre, Irlanda y el Reino Unido), se necesitará solicitar un visado aparte para cada uno de estos países.

El seguro Schengen tiene que cumplir una serie de requisitos mínimos. Hay países que requerirán una carta proporcionada por tu compañía de seguros que refleje que la póliza cumple estas condiciones.

  • Cubrir gastos de repatriación en caso de emergencia o fallecimiento, la asistencia médica de urgencia y la atención hospitalaria de urgencia, con una cobertura mínima de 30.000 euros.
  • Validez igual al tiempo de permanencia en territorio Schengen, es decir, al tiempo para el que se expedirá el visado.

Hay 43 países que no pertenecen a la Unión Europea (Argentina, Chile, Venezuela, Brasil, Colombia, México, Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Japón y Corea del Sur, entre otros) cuyos ciudadanos no necesitan visado Schengen para viajar tras los acuerdos establecidos con cada uno de ellos. Eso sí, a dichos ciudadanos se les examinará la documentación de viaje, así como otras condiciones de entrada, las cuales incluyen un seguro de viaje con las mismas condiciones que el que se exige para obtener la visa Schengen. Una vez en el espacio Schengen, tendrán lo mismos derechos que el titular de un visado Schengen.

 

 

 

¿QUÉ HACER EN CASO DE SISMO?

Ya que hasta ahora no existe ninguna manera de saber cuándo ocurrirá un sismo, lo mejor que podemos hacer es informarnos y prepararnos para actuar de la mejor manera cuando se produzca el próximo sismo.

Instituciones internacionales como la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias de Estados Unidos (FEMA), la Agencia Meteorológica de Japón, la Campaña “Bogotá, con los pies en la tierra”, la Agencia para el Manejo de Emergencias de California y otras aconsejan las siguientes medidas para prevenir y disminuir los daños causados por un sismo.

ANTES

  1. En su hogar, determine los objetos que puedan convertirse en un peligro durante un terremoto, como, por ejemplo, cuadros, espejos, lámparas, macetas colgantes, etc. y reubíquelos o asegúrelos de manera que no puedan caerle encima de ocurrir un sismo.

  2. Practique simulacros de terremoto. Con anticipación, cada miembro de su familia, oficina o escuela debería saber dónde colocarse en caso de sismo; por ejemplo, debajo de un escritorio o una mesa fuerte.

  3. Conozca dónde y cómo cerrar el paso de la electricidad, el gas y el agua en los interruptores y tomas principales.

  4. Acuerde un teléfono de contacto fuera de la ciudad al cual los miembros de su familia puedan llamar para hacerles saber a los demás que están bien.

  5. Mantenga una reserva de alimentos no perecibles y agua potable para al menos 3 días.

KIT DE EMERGENCIA:

Acostúmbrese a tener a mano una mochila con:

– Radio portátil

– Linterna con pilas

– Botiquín de primeros auxilios

– Agua embotellada

– Alimentos enlatados y granos secos

– Abrelatas – Una copia de sus documentos personales

– Pito

– Lista de teléfonos de emergencia

DURANTE

En lo posible manténgase tranquilo y permanezca en el interior mientras dure el terremoto.

  1. ¡Échese al piso, cúbrase y agárrese! Dé solo los pasos que le permitan colocarse debajo de un lugar seguro, como un escritorio o una mesa resistente. Una vez allí agárrese con ambas manos de una pata.

  2. Manténgase alejado de ventanas, vidrios, espejos, puertas exteriores o paredes y de todo lo que pueda caerle como lámparas y muebles.

  3. Si no hay una mesa o escritorio cerca de usted, cúbrase la cara y la cabeza con sus brazos y agáchese lejos de ventanas y estanterías.

  4. Si usted está en…

  •  La calle: aléjese los postes y los cables eléctricos.

  • Un edificio: Métase debajo de una mesa o escritorio, alejado de ventanas y paredes exteriores. Permanezca allí hasta que haya pasado el movimiento. NO use los ascensores.

  • El interior de un lugar concurrido como un restaurante o un cine: Quédese donde esté. No corra hacia las puertas. Aléjese de las repisas que contengan objetos que puedan caerle.

  • Un carro en movimiento: Pare tan rápido como sea posible y quédese dentro del vehículo hasta que pase el temblor. Evite detenerse cerca o debajo de edificios, árboles, puentes o cables eléctricos. Luego, proceda cautelosamente, observando la carretera y los puentes para ver si tienen daños. Si tiene que salir, esté pendiente de objetos que caigan, cables eléctricos caídos y paredes, puentes, etc.

DESPUES

1. Si queda atrapado en los escombros:

• No encienda fuego.

• Trate de no moverse ni levantar polvo.

• Cúbrase la boca con un pañuelo o con su ropa.

• Dé golpes en un tubo o la pared para que los rescatadores puedan encontrarlo. Use un pito, si tiene uno. Grite sólo como último recurso, ya que al hacerlo podría tragar cantidades peligrosas de polvo.

2. Sepa que después de un terremoto, vendrán réplicas. Si el lugar donde se encontraba fue afectado por el primer temblor, evite volver a él. Estas réplicas por lo general son menos violentas que el terremoto principal, pero suficientemente fuertes para causar daños adicionales a estructuras debilitadas.

3. Verifique si hay lesiones. No intente mover a las personas que estén seriamente lesionadas, a menos que estén en peligro inmediato de muerte o nuevas lesiones. Si tiene que mover a una persona inconsciente, estabilice primero el cuello y la espalda, y luego pida ayuda inmediatamente. Si la víctima no está respirando, coloque cuidadosamente a la víctima en posición para administrarle resucitación de boca a boca.

4. Mantenga la temperatura del cuerpo de la persona lesionada con una frazada, pero asegúrese de que no se caliente demasiado.

5. Nunca dé líquidos a una persona inconsciente.

6. Si la luz se corta, use linternas de batería. No use velas ni fósforos en el interior después de un terremoto, ya que puede haber fugas de gas.

7. Inspeccione su hogar para ver si hay daños estructurales. Si tiene dudas acerca de la seguridad, haga que un ingeniero civil inspeccione su casa antes de regresar.

8. Limpie el suelo de medicinas, blanqueadores, gasolina y otros líquidos inflamables derramados. Si se detectan vapores de gasolina y el edificio no está bien ventilado, salga inmediatamente. Si siente olor a gas o escucha un sonido de silbido o soplido, abra una ventana y salga.

9. Corte la corriente eléctrica, si sabe o sospecha que hay daños. Cierre el suministro de agua en la toma principal si las tuberías de agua están dañadas. No baje el agua de los inodoros hasta que sepa que el alcantarillado está en buenas condiciones.

10. Abra los gabinetes con cuidado, ya que los objetos pueden caer de los estantes.

No solo debemos estar atentos cuando suceda este tipo de eventos, tambien debemos saber que hacer ante cualquier eventualidad y recuerda siemrpre es buena saber que hacer para tener riesgo mínimo.

Fuente: http://www.igepn.edu.ec

EL SEGURO MULTIRIESGO: A LA ESPERA DE LA GOTERA

Si tu casa es del montón; si no es ni muy grande ni muy pequeña, ni muy céntrica ni muy periférica, ni muy cara ni muy barata y, además, hace más de nueve años que tuviste una gotera, que sepas que las estadísticas del seguro multirriesgo te están aconsejando que mires más al techo, al suelo y a las paredes.

Desde luego que es probable que no pase nada. Muchas veces es así. También hay gente que tiene dos o tres goteras en mucho menos de nueve años. Los datos del seguro no son capaces de decir cuándo vas a sufrir tú un percance; pero sí son capaces de calcular cuándo es estadísticamente más probable que ocurra.

Los percances que asegura el seguro multirriesgo en casas, comercios e industrias son evitables con una buena prevención, pero siempre conllevan una proporción de fatalidad (o de descuido de los vecinos), que son las que hacen que, en muchos de estos lugares, los problemas acaben por presentarse.

El seguro acopia toda esa información y con los datos es capaz de describir cuál es la frecuencia de percances en una vivienda, comercio o industria medios. Puedes tomarte estas cifras como un elemento de comparación para ver si las cosas en tu casa, comercio o establecimiento industrial están yendo bien las cosas, o sin embargo van como la rana.

Percances más comunes protegidos por los seguros multirriesgo

Los datos del seguro multirriesgo nos cantan, como te decíamos antes, que la frecuencia media de goteras en casas es una cada nueve años. La frecuencia de rotura de cristales (normalmente ventanas) tarda el doble en producirse; pero si te fijas en las cifras de los comercios verás que en éstos la probabilidad de una gotera es parecida, pero la de cristales es mucho más elevada. Tal vez porque los comercios suelen tener esa cosa llamada escaparate (si pones un escaparate en tu hogar, es porque eres un sobrado).

Como han pasado a la Historia los tiempos de los cables forrados de tela y las instalaciones eléctricas hechas en las casas a la remanguillé; como hoy todos o casi todos tenemos interruptores, fusibles y todas esas cosas de las que tu cuñado dice que entiende mucho, la frecuencia media de accidentes eléctricos es, o nos parece a nosotros, bastante baja: en casas, uno cada 27 años, bastante menos tiempo en los comercios, probablemente por todo el rato que tienen encendidas las luces.

Las industrias, por último, son especialmente sensibles a la avería de maquinaria, mayormente porque suelen tener maquinaria, cosa que en las casas, salvo megafrikis del bricolaje, no suele pasar.

Recuerda siempre tener Riesgo Mínimo.

Fuente: www.estamos-seguros.es

¿CÓMO SON LOS CLIENTES DE SEGUROS DE VIDA?

En este mundo, es obvio, hay gente que compra seguros de vida, y gente que no. Las motivaciones de quienes no lo hacen son muy variadas, como lo son también de los que deciden dar el paso. El sector asegurador, obviamente, sabe mucho más de las personas que adquieren sus productos. Aquí te vamos a contar algunas cosas que sabemos sobre los clientes de seguros de vida.

La primera cosa que podemos contarte es que el cliente de seguro de vida cada vez quiere estar más protegido. La protección de un seguro de vida es el capital contratado que se recibirá cuando ocurra el evento previsto en la póliza (sea la muerte, o la jubilación). Y los datos muestran que cada vez se asegura más. Tanto hombres como mujeres, a lo largo de los últimos años, han ido aumentando el capital medio asegurado en sus contratos.

Siempre se ha dicho que el matrimonio (y la descendencia) son momentos muy importantes a la hora de pensar en asegurar la vida, y los datos parecen confirmarlo, pues prácticamente la mitad de los clientes de seguros de vida están casados. En todo caso, el dato interesante para los sociólogos probablemente sea el elevado papel que juegan en el aseguramiento las personas que no están ni solteras ni casadas (separados, divorciados y viudos).

¿Y cuál es la edad de estos clientes de seguros de vida?

¿Y la edad? Siempre se ha dicho que hay que ser mayor para preocuparse por el seguro de vida. No es tan verdad. Casi uno de cada cuatro clientes de seguros tiene menos de 34 años, y si miramos por debajo de los 44 nos encontramos a un poquito más de la mitad.

Estos datos demuestran una cosa: en realidad, comprador de seguro de vida se puede ser en cualquier circunstancia; cualquiera que sea tu sexo, tu condición personal o tu edad. El seguro de vida, en realidad, es un conjunto muy amplio de productos que ofrece soluciones de ahorro en el tiempo, así como de prevención para los tuyos si ocurre algo inesperado. Conforma una plataforma de protección integral que, adecuadamente combinada, provee de elevados niveles de seguridad. Que es, lógicamente, de lo que se trata.

Recuerda, no aumentes el riesgo.

Fuente: www.estamos-seguros.es

¿Cómo evitar el pago por coberturas que no son necesarias?

Para solucionar este problema, los usuarios disponen de varias estrategias que tienen un denominador común: detectar sus necesidades reales. Aunque una de las formas más eficaces para conseguir este objetivo está canalizada a través de una correduría de seguros, debido a que ofrecerá los productos y coberturas de cualquier aseguradora, desde una posición de independencia con respecto a los intereses de estas empresas.

Muy al contrario de lo que piensan buena parte de los usuarios, suscribir un seguro no tiene que ser siempre un buen negocio. Al revés, puede suponer una operación innecesaria que te haga gastar un dinero inútilmente todos los años y sin ningún beneficio para tus intereses personales. Por diferentes motivos que van desde la duplicidad de las cláusulas hasta el hecho de que no lo necesites realmente. Para evitar estos escenarios no deseados deberás analizar las necesidades en tu vida diaria para que puedas diagnosticar cuáles serán las pólizas que no tendrás más remedio que suscribir. Y sobre qué es lo que quieres proteger: la salud de tu familia, la vivienda u otras contingencias más específicas.

En este sentido, contar con el asesoramiento de una correduría de seguros te simplificará mucho las cosas. Fundamentalmente porque te ofrecerán un servicio profesional que analizará tus necesidades en profundidad hasta determinar cuál es el seguro que mejor se adapta a tu perfil y las coberturas que habrá que incluir en la cláusula del contrato. Por otra parte, el conocimiento de lo que firmas también incidirá en la optimización de este producto. En este sentido, el Estudio de Comparación Online hacia el Ahorro Inteligente realizado por Rastreator.com pone de manifiesto que el grado de conocimiento sobre los seguros por parte de los usuarios es más bien alto. Se constata que el 92,7% de los motoristas está informado correctamente de las coberturas de su seguro, seguidos de los titulares de una póliza de viaje (86,2%), salud (83,1%), hogar (81,7%) y vida con un 75,2%. 

De todas formas, siempre será recomendable evitar situaciones no deseadas que llevarán a que contrates coberturas que no necesites realmente o sencillamente las tienes cubiertas por otro producto de estas características. Bien por desconocimiento o por falta de previsión en el momento de formalizarlo.

¿Cuáles son los escenarios en donde pueden producirse estas actuaciones? 

Pues presta un poco de atención a partir de ahora porque te serán muy útiles en algún que otro momento de tu vida. Para que de esta manera estés en mejores condiciones no solamente de suscribir el seguro que necesitas, sino también para fomentar el ahorro a través de esta estrategia. El objetivo final será pagar solamente por aquellas coberturas que podrán sacarte de un apuro en cualquier clase de situaciones.

¿Cómo evitar el pago por coberturas que no son necesarias?

En primer lugar, es conveniente que revieses todos los seguros contratados para constatar cuáles son sus coberturas. Es muy habitual que algunas de ellas estén duplicadas y por tanto estés pagando varias veces por la misma prestación. No puedes olvidar que algunas de las contingencias más comunes (asistencia en viaje, accidentes o internamiento hospitalario) están incluidas en diferentes modalidades de seguros. Incluso en las de tu tarjeta de crédito o débito. 

Nada mejor que hacer un inventario de todas las pólizas para conocer realmente qué es lo que tienes o no asegurado y que coberturas te conviene formalizar a partir de este momento. No solamente harás un uso más racional de este producto, sino que comprobarás una importante contención de sus gastos. Principalmente dándote de baja en aquellos en que sus coberturas son muy parecidas o incluso idénticas.

Revisar tus nuevas necesidades

Otro de los escenarios en donde es muy frecuente que estés pagando una prima innecesaria es cuando tu situación personal ha variado desde el momento que contrataste el seguro. Como por ejemplo, con un cambio del estado civil, traslado a otra casa o un aumento en los miembros de tu familia. Para subsanar este problema, no tendrás otra solución que revisar cuáles son las coberturas que ya no necesitas y sustituirlas por otras nuevas. De cualquier forma, ten la seguridad de que en este proceso te encontrarás con más de una sorpresa sobre las contingencias que han pasado de moda durante estos años. O al menos que necesiten de una correcta actualización con respecto a su valoración.

 Cuidado con las coberturas adicionales

En buena parte de los seguros, como por ejemplo los destinados para el hogar, se incluyen algunas protecciones que van más allá de la póliza que buscas. En este sentido, son prestaciones que van incluidas en un paquete asegurador que tiene como principal objetivo encarecer la prima por un servicio que probablemente nunca llegues a utilizar. Suscribir un seguro a tu medida es uno de los instrumentos que dispones para no caer en este error. Además, te ayudará para que cumplas con tu demanda con mayor eficiencia y de paso puedas contener los gastos ante esta demanda personal.

Ventajas de acudir a un asesesor de seguros

Todos estos problemas expuestos hasta ahora pueden ser subsanados a través de una correduría de seguros, como por ejemplo, Seguros Nogal. Una de las razones más contundes para tomar esta decisión está basada en el hecho de que son intermediarios expertos entre la compañía de seguros y tus intereses como usuario. ¿Esto qué quiere decir? Pues algo tan sencillo como que sabrá canalizar tu demanda a través de la amplia oferta que presentan las aseguradoras. Hasta el punto que podrán ayudarte a elegir el mejor producto en función de tus necesidades y el perfil que presentes.  

Por otra parte, la total independencia es una de las garantías de este servicio profesional al ofrecerte una adecuada cobertura ya que están en condiciones de presentarte productos y protecciones de cualquier compañía de seguros, sin prácticamente limitaciones. Además, te garantizan un asesoramiento personalizado, y lo que es más importante objetivo, para diseñar la póliza que realmente necesitas. No solamente en el momento de su contratación, sino para impulsar una variación o actualización de la misma. Tampoco puedes olvidar que se constituirá en una herramienta muy útil para gestionar el producto. Debido a que la correduría de seguros se erige en tu representante ante la aseguradora. Con capacidad para negociar cualquier cláusula del contrato. Para que de esta forma no cometas fallos en su formalización y no tengas coberturas innecesarias.

Recuerda y no aumentes el riesgo.

Fuente: www.rankia.com

Consejos para mejorar la relación con las aseguradoras

Una gestión activa en tu seguro es la manera más útil para estar siempre protegido ante cualquier contingencia, pero requiere de una mayor involucración por tu parte que estará basada en utilizar todos los canales de información que disponga la compañía. Por otra parte, siempre será muy eficaz contar con los servicios de un profesional que te indique los nuevos productos que salen al mercado e incluso de las ofertas que pueden beneficiarte en tu vida diaria.

La contratación de un seguro es un tema tan importante que no debes dejar nada en manos de la improvisación. En este sentido, será fundamental que tengas abiertos los canales de comunicación con tu compañía de seguros. Además, será la estrategia más eficaz para que puedas ir actualizando tus necesidades. No puedes olvidar que estas van variando con el paso de los años y será muy útil estar en contacto con la aseguradora para contemplar las novedades que se te vayan presentando en cada momento. No en vano, siempre habrá unas pautas de actuación que te ayudarán a mejorar estas relaciones tan especiales. ¿Deseas conocer algunas de las más relevantes? Pues no te preocupes porque dispondrás de los cauces necesarios para lograr estos objetivos a través de los siguientes consejos que te exponemos a continuación.

5 acciones que no deben faltar en tu estrategia

  • Gestión activa: trata de mantenerlas con cierta frecuencia con tu agente de seguros. Seguro que este profesional también te lo agradecerá y además conocerá que es lo que necesitas realmente en cada situación. No tienes que contentarte con mandar un fax o hacer una llamada telefónica cuando puedes entablar comunicación directa para tratar determinadas cuestiones.
  • Trato directo: con toda seguridad, que aparte de un buen seguro, lo que buscas es empatía, transparencia y sobre todo contar con la presencia de un mediador. En este sentido, deberás requerir quien es la persona que gestionará tu póliza a partir de este momento.
  • Vínculos basados en la confianza: las discusiones no es buen punto de partida para mantener buenas relaciones con la aseguradora. Por el contrario, será una señal de que algo no va bien. Para evitar estas situaciones no deseadas la clave reside en crear un clima de complicidad con la aseguradora desde el primer momento. Si lo logras no dudes que las relaciones serán más satisfactorias para ambas partes. Entre otras razones porque no habrá lugar para malas interpretaciones en alguna situación de tu vida.
  • No mantener deudas: si no estás actualizado en los pagos podrá generarse una cierta distorsión con tu compañía de seguros. Fundamentalmente porque la confianza puede disminuir entre ambas partes. Por un lado, tú tendrás menos libertad para exponer cualquier problema y por otro la compañía se verá presionada a que cumplas con las obligaciones firmadas en el contrato. Hasta el punto que pueden deteriorarse las relaciones muy seriamente.
  • Mantenerse informado: una de las mejores estrategias para impulsar las relaciones con la otra parte consiste en estar comunicado permanente. No solamente con tu agente de seguros, sino con los canales de información que presente la compañía: web, revistas, blogs, informes, etc. De esta manera, estarás al tanto de todas las ofertas que se vayan generando, así como de los servicios que puedes requerir en cualquier momento. Incluso esta medida puede ayudarte a ahorrar con el seguro debido a una mayor optimización del mismo.

Ventajas del asesoramiento profesional

De todas formas, siempre es muy recomendable que puedas aportar la presencia de un profesional del sector que te pueda asesorar en los productos más adecuados a tu perfil como usuario. En este sentido, la elección de una correduría de seguros puede ser la decisión más acertada. Uno de los motivos para optar por esta estrategia es porque presentan una total independencia para ofrecerte las mejores condiciones en el contrato. Esto se debe a que tienen acceso a todas las propuestas del sector, alejadas de cualquier interés comercial o vinculado a las compañías de seguros. Pero no es único beneficio que obtendrás a través de este servicio. Si no también con los siguientes que te exponemos a continuación:

 

  • Te ofrecerán un asesoramiento personalizado en cada momento. Hasta el punto que sabrán cuál es el seguro que  necesitas y que coberturas debe incluir.
  • Es tu representante ante la aseguradora y de esta forma ejercerá una labor de mediación entre ambas partes. No en vano, tus intereses siempre estarán defendidos de una manera objetiva.
  • Puedes acceder a todas las compañías de seguros sin moverte del mismo sitio. Al igual que a las propuestas y ofertas que va generando el sector. Para que así, estés en la mejor de las condiciones para formalizar cualquier clase de seguro: vida, hogar, coche o de salud.
  • Las corredurías cuentan con una gestión eficaz que se materializa en que tu producto esté revisado constantemente para que se vaya adaptando a tus necesidades o los cambios que se producen en tu  vida personal o familiar.

Desde este escenario, cada uno de estos ejemplos está representado por Rp Asesores Asociados que, como correduría de seguros, genera un seguimiento que garantiza el cumplimiento de las pólizas contratadas y agiliza los trámites para evitar las demoras.

En cualquier caso, es una de las opciones para contar con la mejor póliza de cualquier aseguradora. No en vano, dispone de un sistema de contratación que busca todas las actualizaciones y a los precios más competitivos del mercado.

Y no aumentes el riesgo.

Fuente: www.rankia.com

Disrupción en el seguro… ¿y eso qué es?

Estamos inmersos en la 4ª Revolución industrial, la revolución disruptiva digital que impregna todo, incluido el seguro que no puede quedarse al margen.

La transformación global o 4ª Revolución Industrial

Si las anteriores revoluciones, la primera con el ferrocarril y la máquina de vapor entre 1760 y 1840, la segunda desde finales del S. XIX y principios del XX que hizo posible la producción en masa mediante la transformación de los procesos, la tercera que comenzó en la década de 1960, llamada la era de la computación, transformaron la economía, la vida y el bienestar de la humanidad, ahora nos encontramos en los albores de la 4ª Revolución Industrial que se basa en una revolución digital mucho más sofisticada, más integrada, que lo impregna todo y en continuo cambio, “lo que hoy vale, mañana está mejorado con la ayuda de la Inteligencia Artificial”, en una palabra disruptiva, gracias, todo ello, a la conexión de internet.

Hasta hace muy poco tiempo estábamos acostumbrados a ciclos largos de cualquier innovación. Por el contrario, ahora, los ciclos son muy cortos y aparecen soluciones para todo y a coste marginal.

Nuestras mentes no son capaces de asimilar ni entender lo que pasa, ni lo que te ofrecen porque muchos de los productos, servicios, procesos, encierran gran complejidad estructural y tecnológica.

Como consecuencia de esta situación nos encontramos con una gran disrupción de la humanidad, y ni siempre sabemos cómo se debe de ordenar la situación ni que hacer.

Más que nunca surgen nuevos intervinientes que cambian los modelos de negocio a los que hemos estado acostumbrados, aplicaciones para conseguir dinero sin tener que pedirlo al banco, coches sin acudir a una parada de taxi, contratación de seguros más completos y baratos sin acudir a un agente o Corredor, reservar un hotel o un billete de avión sin visitar una agencia de viajes, comprar un libro digital en una plataforma de ventas a modo de supermercado global.

Vivimos en un mundo más global, más intercomunicado. Lo que Mc Luhan predijo en su libro “Undestanding Media”, la aldea global, es una realidad aumentada.

Vivimos en una constante experimentación disruptiva, Big data para controlar, interpretar, entender y poner en valor los trillones de datos que la inteligencia humana no es capaz de poner en valor, Internet de las cosas mediante la multiconectividad para resolver problemas de medicina, de transporte, de vida saludable, eliminar o reducir procesos, Inteligencia Artificial, Software aplicado a la investigación del comportamiento humano y conocimiento de su cerebro, robots, chatbots y algoritmos que sustituyen a las personas.

Y todo esto no ha hecho más que ponerme un poco confuso, pues tengo dificultades en asimilar esta profunda transformación.

Pero tengo que confesarte, querido lector, que supero ese estado de animo de incertidumbre con dos píldoras importantes. La primera, mi constante curiosidad por descubrir cosas, caminos, dedicando tiempo mucho tiempo al estudio y análisis de los problemas y dificultades que se me plantean, y la segunda, tener una mente abierta al cambio por muy inverosímil que pueda parecer.

A pesar de mis dos píldoras milagrosas, todavía tengo dudas cuanto al daño que pueden provocar los que no esperan a la comprobación de la eficacia de sus descubrimientos y de cómo conseguir que este mundo más interconectado, tecnológico, sirva, como señala, Klaus Schwab, creador del Foro Económico Mundial de Davos, de verdad para que la humanidad pueda vivir mejor y no crezcan las desigualdades.

Disrupción y seguro.

Y si a nivel global, como he compartido contigo,  a estas alturas de mi reflexión atento lector, espero, mis dudas, cuanto más, las tengo cuando observo lo que pasa en la industria del seguro.

Voy a compartir contigo por qué.

Hace dos años me invitaban a dar una conferencia y hablando de la innovación en el seguro me atreví a señalar lo siguiente:

“El seguro en todas partes del mundo lleva el estigma de ser un sector lento para los cambios, conservador y poco innovador.

Sin embargo hay datos para afirmar que esta percepción que tiene la sociedad de nosotros es más un problema de comunicación, de miedo a la transparencia”.

“El seguro, a lo largo de la historia ha sido el soporte, el apoyo estable,  de los cambios económicos y de las transformaciones  sociales”.

En la apertura de la Semana del seguro de este año, Pilar González De Frutos insistía en la misma idea, con más autoridad que yo, seguro, cuando señaló:

“Tengo la visión optimista de que en el futuro las entidades aseguradoras harán lo mismo que han hecho en el pasado y hacen en el presente, que es evolucionar. de todos los clichés falsos que se le adjudican a esta actividad, que son muchos por cierto, quizás el más dolorosamente desenfocado es ése que dice que el seguro es una actividad renuente al cambio. lejos de ello, al seguro le encanta el cambio, aunque sólo sea porque nosotros vivimos de que nuestros clientes sientan que sus necesidades frente al riesgo están cubiertas, y no ganamos nada con hacerle ofertas inadaptadas a esas necesidades”.

Para adaptarse en cada circunstancia y época el seguro ha sabido contar con personas con mucho sentido común, capacidad de adaptación y control de la situación, ha sabido innovar que significa, hacer cosas nuevas o mejores con éxito, obteniendo resultados medibles.

Cuando observamos que el seguro resuelve millones de problemas a millones de personas hay que concluir que funciona.

A continuación, si tenemos mentes abiertas y aceptamos un mundo en disrupción hay que repensar los modelos de distribución, los procesos, los productos, las relaciones y los resultados porque no podemos permanecer estáticos ante un mundo cambiante que nos hará cambiar si nos resistimos.

¿Seremos capaces de encontrar la fórmula adecuada de la nueva adaptación del seguro exigida por la transformación digital de la nueva revolución industrial? ¿Encontraremos el equilibrio entre renovación y resultados? ¿Estaremos a la altura de las circunstancias e incorporaremos nuevos talentos con capacidad de innovación? ¿Seremos capaces de hacer converger la disrupción y el resultado sostenible?

Creo que así va a ser y se va a producir, de hecho se está produciendo y se va a acelerar como lo demuestra el aumento de la cifra inversora, una simbiosis entre, por un lado, los en cierta manera outsiders del seguro que se mueven en el mundo de las startups de seguros, INSURTECH, que presionan el establishment asegurador en campos de los nuevos productos, nuevas coberturas, venta de seguros o control de pagos…suscripción de riesgos, y por el otro lado, los actores tradicionales, Compañías y Mediadores, con capacidad financiera e inversora que promueven laboratorios e incubadoras muy potentes por todas partes del mundo.

Recuerda Y no Aumentes el Riesgo.

Fuente: www.communityofinsurance.es