Crecimiento económico y seguros

Queremos compartir con ustedes un buen artículo publicado en el Diario Financiero de Chile. Venezuela está expuesta a catástrofes naturales como la tragedia de Vargas del año 1999 y en cualquier momento tendremos un terremoto, sin embargo la penetración del seguro patrimonial y contra grandes catástrofes es muy baja.

Contar con un seguro no nos salvará del evento pero sí nos puede ayudar a levantarnos más rápido.

 

Extraído de www.df.cl

Las imágenes que llegan desde Filipinas tras el paso del tifón Haiyan, dan cuenta del oscuro momento que vive ese país. La ONU estima que al menos el 10% de la población fue afectada por la catástrofe. El hambre, las condiciones higiénicas y la destrucción obligaron a los habitantes de Tacloban, la ciudad más afectada por el desastre, a trasladarse a regiones seguras. El destruido aeropuerto recibió hordas de gente intentando escapar en los aviones que lograron aterrizar con ayuda humanitaria.

Se vienen tiempos difíciles para Filipinas. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), alrededor de tres millones de personas perdieron temporal o definitivamente su fuente laboral. La reconstrucción tomará décadas y las industrias están en el suelo, tras sucumbir ante los vientos de más 300 kilómetros por hora.

Un escenario tremendamente adverso para las pretensiones del país asiático. Su crecimiento económico de más de 7,6% durante el primer semestre, había sorprendido a la comunidad internacional, pero las esperanzas de encaminar al país a una senda ascendente, al menos, se ven interrumpidas. El nivel de penetración de las compañías de seguros en países como éste es muy bajo, por lo que Filipinas tendrá que hacerse cargo de su propia reconstrucción, lo que sin duda, demorará la recuperación económica.

Es imperativo que los países en vías de desarrollo crezcan, pero asegurándose. No sólo los privados, sino que el Estado también tiene un rol importante que jugar en este sentido. Muchos países, tanto en Asia como en Latinoamérica, no sólo están expuestos a los vaivenes de las grandes potencias económicas, sino que también a las catástrofes naturales. Al enfrentar estos fenómenos sin el respaldo de un seguro, los países más pobres quedan desvalidos, sin poder sortear las emergencias adecuadamente y menos los desafíos del futuro. Éste es un aprendizaje para Chile también, país acostumbrado a las catástrofes. Recordemos que un gran porcentaje de la reconstrucción tras el 27/F estuvo a cargo de las aseguradoras. Según datos de la Asociación, la industria pagó 
US$ 7.519 millones a sus clientes.

Sin embargo, si bien nuestro país tiene una tasa de penetración de seguros generales de 1,65% (prima directa sobre PIB) y en Filipinas esta tasa sólo alcanza el 0,49%, aún estamos lejos de países como Estados Unidos (4,52%), Canadá (3,89%) y Europa, donde estas compañías son las que asumen los infortunios, lo que permite ponerse en pie con mayor velocidad y recuperarse de las crisis imprevistas sin perder lo ganado en años de desarrollo económico.

 

Aumentan a Bs. 350.000 monto máximo de créditos para vivienda por Faov

Publicado en www.descifrado.com

Viviendas-300x225

El Ministerio para Vivienda y Hábitat publicó las nuevas condiciones de financiamiento que regirá el otorgamiento de créditos para la adquisición, autoconstrucción, ampliación y mejoras de vivienda principal, con recursos provenientes de los fondos de ahorros para viviendas.

El nuevo esquema está contenido en la resolución número 12 del despacho dirigido por Ricardo Molina, publicada en la Gaceta Oficial 40.137, de fecha 1º de abril de 2013, que circuló este martes.

Entre las decisiones más resaltantes está el aumento a 350.000 bolívares en el monto máximo de los créditos otorgados con recursos del Fondo de Ahorro Obligatorio para la Vivienda (Faov) y el Fondo de Ahorro Voluntario para la Vivienda (Favv) para compra de casa, independientemente del ingreso familiar.

Hasta ahora, la resolución dictada en julio de 2012, y que queda derogada, establecía esa cantidad tope en 300.000 bolívares.

La capacidad crediticia será determinada en función del ingreso de la familia, con las mismas condiciones generales: un máximo de 30 años para pagar y que las cuotas mensuales no superen 35% del ingreso total mensual ni sean menores a 5% del mismo.

Mientras, los préstamos para autoconstrucción, mejoras y ampliación estarán dirigidos a familias con ingresos de entre uno y seis salarios mínimos (entre 2.047,52 y 12.285,12 bolívares).

Los créditos para autoconstrucción serán por un máximo de 205.000 bolívares (hasta ahora eran de 202.500 bolívares), con hasta 20 años para pagar; los de ampliación no podrán ser por más de 140.000 bolívares (eran de 135.000 bolívares), con 15 años para cancelar, y los dirigidos a mejoras de vivienda serán por hasta 84.000 bolívares (el máximo era de 81.000 bolívares), con 10 años de financiamiento.

De igual manera, se precisa que el Órgano Superior del Sistema Nacional de Vivienda y Hábitat puede establecer condiciones específicas y montos distintos para el financiamiento de desarrollos urbanísticos de la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV), con fondos creados por el Órgano distintos al Faov. La GMVV es la política habitacional del Estado.

Si quiere leer artículo de su fuente, haga click aquí